José Balmer

Estimados lectores del blog sobre Bolivia:

En la última entrada del blog, ya les informamos sobre la colaboración que GF y Caritas Suiza iniciaron en 2012 para el suministro de agua potable. Este trabajo conjunto ha permitido que más de 40’000 personas en todo el mundo hasta la fecha se beneficien de un mejor suministro de agua potable de forma sostenible. La institución benéfica Brücke · Le pont también presta ayuda a personas desfavorecidas de todo el mundo, incluidas las de Bolivia, desde el año 1956. En cuanto a proyectos relacionados con este país sudamericano, Cáritas y Brücke · Le pont han tenido intercambios repetidamente. Es por ello que varios empleados de las dos organizaciones se conozcan. Uno de ellos es José Balmer.

Participación sin dudarlo

Nos alegra que José Balmer decidiese unirse a nuestra semana de proyecto en Bolivia. El conoce muy bien al país, ya que  fue el responsable de los proyectos de Brücke · Le pont en Bolivia y Brasil durante diez años. Antes de ese trabajo, residió durante seis años en las llanuras tropicales de Bolivia, donde ayudaba en la cooperación para el desarrollo.

Cuando en Otoño de 2017 GF le preguntó a Caritas si podía sugerirle a alguien que coordinara la semana del proyecto in situ, Caritas recomendó a José. “Cuando recibí la llamada de Caritas, lo pensé un momento, pero en seguida decidí participar en el proyecto porque me parecía muy interesante”, señala el jubilado de 68 años.

No dejes nada al azar

Al principio, GF proporcionó a José un borrador del programa, así como las fechas de viaje. Junto con Richard Haep, director de Cáritas Suiza en Bolivia, el primer paso consistió en concretar los detalles del programa y aclarar todas las cuestiones organizativas en torno a los 7 días de proyecto. La época del viaje presentó un reto especialmente difícil, porque en la semana prevista coincidían dos festivos bolivianos. Por un lado, el Día del agricultor (2.8.) y, por otro, el Día de la independencia boliviana (6.8.). “La planificación alrededor de los festivos resulta, en parte, más complicada, ya que esas celebraciones implican que las familias, las instituciones y escuelas están ocupadas con los preparativos para los días festivos”, explica José. Además, la infraestructura local dificulta a veces organizar el transporte del grupo hasta las zonas rurales. Sin embargo, Richard Haep ha encontrado soluciones muy buenas in situ. Además José volará al país diez días antes que nuestros aprendices para garantizar una vez más que el programa se pueda realizar según lo planeado.

Expectación ante el intercambio de diferentes culturas

José Balmer, oriundo de Lucerna, se fue a Bolivia en 1982 para ayudar a las personas desfavorecidas. Allí, entre otros, colaboró en agricultura, escuelas e instalaciones médicas. «Por aquel entonces me fascinaban la población indígena y su forma de vida, era un mundo totalmente diferente», recuerda.

José Balmer

Está impaciente por encontrarse con los 16 aprendices y la población boliviana, y se muestra expectante por comprobar cómo funciona el intercambio entre ambas culturas. Además, está deseando mostrarles a los aprendices Bolivia, su cultura variopinta y sus impresionantes paisajes. Para él, visitar las ruinas de Tiahuanaco y el lago Titicaca suponen, sin duda, los mejores momentos de este viaje.

¿Hay algo que te gustaría aconsejar a nuestros aprendices?

Esperamos con interés descubrir Bolivia con José.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario