Sumergirse en un mundo desconocido

Estimados lectores del blog de Bolivia:

El segundo día nos pusimos en marcha puntualmente a las 6 de la mañana en dirección al altiplano boliviano. Nos acompañaron: Richard Haep, director de Cáritas Suiza en Bolivia, y Rubén Araujo, director de Cáritas Corocoro, y su equipo. Esta organización colaboradora de Cáritas cuenta con varios años de experiencia en la construcción de sistemas de agua y en el desarrollo comunitario. En este marco, proporciona acceso a agua potable limpia a 12 comunidades en los distritos de Sapahaqui y Patacamaya. La Fundación Clean Water de GF respalda los proyectos de esta organización. Para dar una idea de las condiciones de vida in situ y de la labor de Cáritas, se nos facilitó la visita a 3 de dichas comunidades.

Tras un trayecto de casi 4 horas alcanzamos Ocuire, la primera de las tres comunidades. El pequeño pueblo con un centenar de habitantes tiene acceso a agua potable limpia desde hace muy poco. Al bajar del bus nos esperaban todos los aldeanos con caras sonrientes, música y guirnaldas de flores, hierbas aromáticas y verduras. Una recepción que ninguno de nosotros habría soñado y una experiencia que no olvidaríamos jamás. Vedlo vosotros mismos:

Begrüssung Ocuire
Visita OcuireSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail

 

A continuación, se procedió a la entrega de regalos. Para los niños del pueblo, habíamos traído pelotas y frisbis y, para los adultos, un cencerro tradicional suizo y, por supuesto, chocolate suizo. Después, nos dividimos en cuatro grupos e intercambiamos impresiones con los lugareños sobre sus circunstancias y los cambios que comporta el nuevo sistema de agua. Para ello, los aprendices de GF prepararon las preguntas que les plantearían a los residentes durante las clases de español.

«Casi todos nuestros problemas se han solucionado con el acceso a agua potable limpia» nos comenta Edi, un habitante de Ocuire. Anteriormente, tenían que abastecer el pueblo de agua procedente de la fuente más próxima. Tanto los habitantes jóvenes como los mayores tenían que, por tanto, cargar el agua a diario en pesados bidones por senderos muy irregulares. A menudo, esta agua no estaba limpia y producía, por ello, cada vez más enfermedades. Algunos de nosotros visitamos entretanto la instalación de agua recientemente construida. No obstante, no éramos los únicos que teníamos preguntas, sino que también los habitantes de Ocuire querían saber más sobre «nuestro país», Suiza.

Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail

 

Durante el almuerzo conjunto, que los habitantes habían preparado expresamente para nosotros, pudimos probar algunas especialidades regionales. Aunque era claramente perceptible que nuestro grupo no estaba aún preparado para abandonar el pacífico Ocuire, poco después del almuerzo nos pusimos en camino hacia Macamaca, la segunda comunidad de nuestro viaje.

Eintauchen in eine fremde Welt

También en Macamaca recibimos una bienvenida calurosa en la plaza del pueblo y nos entregaron regalos. Gracias a la labor de Cáritas Corocoro Macamaca cuenta desde hace varios años con una red de agua operativa con suministro doméstico. Asimismo, se constituyó aquí un comité del agua, que se reúne mensualmente para tratar y desarrollar ulteriormente los proyectos en torno al agua.

Nuestro grupo tenía de nuevo algo de tiempo para hablar con los habitantes sobre sus circunstancias y hacerles preguntas. Maximiliano, presidente del comité del agua, nos llevó a su casa, en la que vive con los ocho miembros de su familia. Nos contó que, en el pasado, tenían que traer el agua de la población Caracato, que está a 20 minutos en coche, y que la vida de los habitantes ha cambiado mucho con la instalación del sistema de agua.

Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocidoSlide thumbnail
Sumergirse en un mundo desconocido

 

Entretanto Anna y las aprendices del grupo intercambiaron impresiones con las mujeres de la comunidad. Las bolivianas nos contaron que desean que sus hijos se muden más adelante a la ciudad para estudiar. El trabajo en el pueblo resulta extenuante y presenta pocas perspectivas. De hecho, la gente de aquí subsiste, principalmente, de la agricultura. Asimismo, nos comentaron que muchas mujeres bolivianas sufren violencia doméstica. Están convencidas de que se trata mejor a las mujeres suizas.

Eintauchen in eine fremde Welt

Nos despedimos y nos pusimos en camino hacia Caracato. Tras un recorrido breve y aventurero alcanzamos hacia las 6 de la tarde la tercera y última comunidad que visitaríamos. El motivo por el que aquí precisábamos especialmente resistencia y creatividad, además de nuestros conocimientos de español, lo conoceréis en la próxima entrada del blog.

¿Queréis ver aún más imágenes de nuestras experiencias en Ocuire y Macamaca? ¡Sin problema! Echad simplemente un vistazo a la galería de imágenes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario