Visita Caracato

Estimados lectores del blog de Bolivia:

Como ya hemos mencionado, la última parada de nuestro segundo día fue el pueblo de Caracato. Aquí nos esperaba, al contrario de las dos últimas comunidades, un programa un tanto distinto. Al llegar, por la tarde, íbamos a jugar al voleibol y al fútbol con los jóvenes. Desde un principio, Roland nos advirtió de que los jóvenes de aquí tenían mucho talento en deporte y que no debíamos, por tanto, albergar demasiadas esperanzas de ganar. Para crear el espíritu adecuado, Cáritas Corocoro puso a disposición de todos los equipos unos polos con el logotipo propio y el de Clean Water. Al empezar el juego de voleibol pronto quedó claro lo siguiente: Roland tenía razón, los bolivianos dominaban el juego. Algo parecido sucedió en el partido de fútbol, dado que eran técnicamente muy buenos y contaban con la resistencia que se precisa a una altura de 2600 m sobre el nivel del mar. Acabaron ganando la copa con mucho mérito.

 

VolleyballspielSlide thumbnail
VolleyballspielSlide thumbnail
VolleyballspielSlide thumbnail
FussbalspielSlide thumbnail
GruppenbildSlide thumbnail

 

Tras el partido cenamos juntos, mientras repasamos el día. Cada uno de nosotros debía mencionar tres cosas que le habían llamado especialmente la atención. Sin embargo, antes de empezar con nuestra ronda, recibimos la visita del grupo juvenil de la iglesia local. Habían hecho manualmente unos marcos que nos querían entregar a cada uno de nosotros. Este gesto sorprendente confirmó la impresión muy positiva que ya teníamos de la gente de las tres comunidades.

Al día siguiente nos reunimos para comer un desayuno nutritivo, puesto que necesitaríamos la energía para cumplir el programa previsto para la mañana, que suponía embellecer la plaza del pueblo de Caracato. Tras una ceremonia de bienvenida en la plaza de la escuela nos dividimos en ocho grupos. Estos comprendían los jóvenes de la comunidad, maestros, empleados del centro de salud local, el grupo de jóvenes de la iglesia y el equipo de Cáritas Corocoro. Dado que solo nos íbamos a quedar en Caracato hasta el principio de la tarde, no contábamos con mucho tiempo para poner a prueba nuestras destrezas manuales con los neumáticos viejos, la pintura, las flores y un poco de creatividad.

 

Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail

 

La colaboración resultó muy especial para nuestro grupo: además de los obstáculos comunicativos y culturales, hubo dificultades organizativas. «Al principio no me creía que íbamos a poner algo en pie hasta el mediodía. Era todo muy caótico. Sin embargo, en algún momento esto se calmó y nos pudimos coordinar. Todos contribuyeron algo, por lo que funcionó muy bien, a pesar de las dificultades iniciales », señala René. Para nuestros aprendices resultó bastante inusual que los jóvenes desearan, al principio, hacerse muchas fotos con ellos y les plantearan numerosas preguntas, aunque supuestamente debíamos estar trabajando. «Los aprendices fueron muy pacientes y abiertos, y dominaron la situación con maestría », cuenta con orgullo Anna.

¿El resultado de esta mañana? Pasad para verlo.

Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail
Besuch CaracatoSlide thumbnail

 

Por supuesto que solo hemos aportado un granito de arena para embellecer la plaza del pueblo, aunque ello debería impulsar y motivar a los habitantes a concluir el proyecto. Con las difíciles circunstancias de los aldeanos, a menudo resulta difícil encontrar la motivación para dedicarse a las cosas no necesariamente imprescindibles. Quién sabe… Tal vez sí que lo hayamos logrado, dado que tras nuestra marcha dos horas más tarde seguían trabajando con empeño en ello. Algunos objetos presentaban ya un aspecto totalmente distinto, cuando nos marchamos.

Continuamos en dirección a las ruinas de Tiahuanaco y el mundialmente conocido lago Titicaca, sobre el que os contaremos más cosas en la próxima entrada del blog.

Encontraréis más fotos sobre nuestras actividades en Caracato aquí.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario